Colpin

Periodismo de investigación freelance: Consejos prácticos para vender tus historias


15 de Julio del 2020 Compártelo:  

Vender propuestas de periodismo de investigación independiente o freelance es como vender otras historias, pero más difícil. Simplemente no hay suficientes medios de comunicación dispuestos a involucrarse en el periodismo de vigilancia.

Vender investigaciones que puedan tener resultados inciertos y controversiales es particularmente difícil, y necesita establecer una confianza mutua.

Además, los costos de realizar investigaciones que requieren mucho tiempo pueden ser altos, mientras que la remuneración es insuficiente. Es difícil predecir cuánto tiempo y esfuerzo implica, haciendo que incluso un análisis aproximado de costo-beneficio sea una suposición.

Por último, hay un riesgo profesional. Los freelancers pueden enfrentarse a grandes dificultades al trabajar en historias controversiales, con riesgos legales y de seguridad que los medios de comunicación no asumirán.

A pesar de todo esto, la cantidad de reporteros de investigación freelance no disminuye. Impulsados por la independencia y la libertad de elegir su historia y medio, los freelancers encuentran muchas recompensas. Algunos establecen relaciones duraderas con editores y medios, otros encuentran trabajos a destajo como autores, profesores y consultores para pagar los gastos y ampliar su alcance e ingresos.

GIJN investigó las dificultades particulares de vender periodismo de investigación y aquí brinda consejos prácticos de veteranos con mucha experiencia. 

Se enfocaron en:

  1. Encontrar posibles medios

  2. Hacer propuestas efectivas

  3. Proteger tu idea

  4. Determinar tu presupuesto

Además de esta amplia perspectiva, GIJN también recopiló una lista de consejos y estrategias específicas para el trabajo freelance durante la pandemia de COVID-19.

Encontrar posibles medios para publicar

Se necesita un nivel especial de confianza antes de que un medio de comunicación se la juegue con un periodista de investigación, una realidad que aumenta la necesidad de tener conexiones personales.

Forjar una relación vendiendo primero historias que no sean de investigación puede ser una buena forma de crear una conexión. Hacer un primer contacto para vender historias delicadas puede ser muy difícil.

Una sugerencia común, es conocer editores simpáticos al asistir a seminarios y conferencias.

Investigar antes

También se recomienda investigar posibles medios de comunicación, no solo en lugares donde usualmente se publican artículos de investigación, sino también en aquellos a los que les interesan los trabajos de tu tema.

Teniendo los candidatos, indaga más:

  1. Lee lo que han publicado o transmitido anteriormente, sobre tu tema o sobre otros temas.

  2. Conoce su enfoque y estilo.

  3. Analiza su declaración de objetivos.

  4. Fíjate en sus editores principales.

  5. Pregunta si tú o alguien conocido tiene una conexión personal que pudiese brindar una oportunidad.

Considera más de un mercado para tu material, para “exprimir el valor de cada esfuerzo”, como lo describe Rowan Phip de GIJN en un artículo sobre un panel de GIJN en 2019 acerca del trabajo freelance

“Los periodistas de investigación independientes o freelance deben adquirir el hábito de buscar múltiples oportunidades para vender su trabajo si quieren prosperar o incluso sobrevivir”, escribió Rowan, siendo él un freelancer con experiencia.

Los panelistas de esa sesión describen varias opciones de formato, entre ellas el impreso, visual y de audio para maximizar los ingresos.

Haciendo la propuesta

Fuente: Gpoint-Studio

Una vez que tengas las publicaciones específicas en mente, debes preparar las propuestas.

Gran parte de los consejos para freelancers sobre vender historias aplican para el periodismo de investigación. Las propuestas deben ser concisas, breves y atractivas.

“Debes convencer a un editor, o quien sea que esté evaluando, de que eres la persona adecuada, de hecho, la única persona que puede trabajar en esa historia, porque tienes los antecedentes, las fuentes, la experiencia necesaria, etc. O porque tuviste acceso a documentos, a una filtración de información que nadie más tiene”, dice Catalina Lobo-Guerrero, una reportera colombiana freelance y ex editora de GIJN con más de 10 años de experiencia.

Consejos de los editores

El editor nacional de Atlantic, Scott Stossel, brindó sus mejores consejos en una entrevista de 2017:

  1. Haz algo de pre-reporteo. Asegúrate de que tu propuesta esté bien razonada.

  2. Ofrece detalles. Establece los personajes, los desafíos y por qué les importa a los lectores.

  3. Exhibe tus destrezas de escritura. La propuesta en sí debería contar una historia, y debe presentar el foco de la historia. 

  4. Pon algo de drama. Llega al núcleo de ese dramatismo en la propuesta.

  5. Comprende el valor de la noticia. Mientras más evidente sea la relación con las noticias actuales, mejor.

  6. Hazla de forma oportuna.

Según el Manual de Periodismo de Investigación, un proyecto del Programa de Medios Globales de la Fundación Konrad Adenauer, una propuesta debe incluir:

  1. Un resumen de la historia.

  2. Por qué la historia es adecuada para esta publicación o estos lectores.

  3. Un breve recuento del enfoque y metodología.

  4. Una cronología.

  5. Un presupuesto.

Sarah Blustain, editora ejecutiva de Type Investigations (antes conocido como Investigative Fund), desarrolló una lista de recomendaciones para escribir la propuesta para una historia que enfatiza “no alargues”, “sé directo” y “bríndales a los editores lo necesario para llevar tu propuesta a sus superiores”. Dice que normalmente recomienda “una propuesta de cuatro párrafos”, con cuatro elementos importantes:

  1. Cuál es la historia.

  2. Por qué es importante, y por qué es importante ahora.

  3. Cuáles son tus hallazgos.

  4. Por qué debes ser tú quien la escriba.

Mother Jones, una revista americana que publica historias de investigación, reafirma estos puntos en su Lineamientos para escritores freelancer:

“Dinos en solo unos párrafos lo que planeas cubrir, por qué es importante e interesante, y cómo lo vas a reportar. La propuesta debe contar con tu enfoque, tono y estilo, y debe responder lo siguiente: ¿Cuáles son tus cualificaciones específicas para escribir sobre este tema? ¿Qué tipo de exclusividad tienes con tus fuentes? Si se han hecho otras historias sobre este tema, ¿en qué se diferenciará la tuya? ¿Cómo será mejor?”

“Por favor, incluye una línea o dos sobre tus antecedentes, y dos o tres de tus artículos más relevantes (los enlaces son válidos)”.

Este artículo de Nieman Storyboard de 2018, La propuesta: En The Long Read de The Guardian, no hay una fórmula estricta o límites geográficos (The Pitch: At the Guardian’s Long Read, No Rigid Formula or Geographic Limits), no trata exclusivamente de periodismo de investigación, y es honesto sobre lo que hace falta. “El consejo del editor: estudia lo que se ha publicado antes. Sé autoritario, fresco e ‘impresionante’. Atrévete a enviar una (buena) propuesta para vender en el primer contacto”.

Aunque se escribe pensando en solicitudes para becas o subvenciones, esta columna de Eric Karstens de 2016 titulada Cómo no obtener una beca de periodismo, que GIJN republicó en 2018, tiene muchas buenas ideas para la presentación.

Lo que buscan los editores en las propuestas de soluciones, la segunda de una serie de tres partes sobre propuestas para la Solutions Journalism Network en 2018, Julia Hotz desarrolla estos ocho puntos:

  1. Una respuesta clara, detallada y que tomando en cuenta el tiempo a “¿Por qué debería importarles a los lectores?”

  2. La percepción de que eres bueno contando historias, y que hay una historia por contar.

  3. Evidencia, cualitativa o cuantitativa, del impacto de la reacción.

  4. Reconocimiento de las limitantes de la reacción, tomando en cuenta la capacidad de replicarla.

  5. Una idea de cómo comienza el artículo, y cómo debería continuar.

  6. Una explicación breve de cómo reportarás la historia, y por qué estás calificado para reportarla.

  7. Un titular que venda el valor de la historia y demuestre que es oportuna.

  8. La comprensión de lo que cubre el medio informativo (y lo que no cubre).

La primera parte de la serie es una pieza complementaria sobre las primeras etapas de desarrollar una propuesta, y la parte final da ejemplos de propuestas exitosas.

Una buena lista de muchos lineamientos de propuestas para publicaciones la publicó la Sociedad de Periodistas Profesionales en Estados Unidos.

Los medios de investigación exigen mucho

Los sitios web de publicaciones de investigación muchas veces incluyen directrices sobre lo que buscan. Aunque algunos de sus consejos son muy específicos para cada medio, hay algunos mensajes comunes.

Reveal, el programa americano de radio de investigación del Centro de Reportajes Investigativos pide mucha información y plantea algunas preguntas difíciles.

El formulario de admisión comienza con algo común, dándoles a los periodistas 500 palabras para “decirnos de qué trata tu historia y qué pregunta intenta responder”.

Hay otras preguntas de ese tipo, como:  

  1. ¿A quién afecta?

  2. ¿Qué lo hace una historia nacional?

  3. ¿Qué lo hace “una historia atractiva para la radio”?

Luego los editores de Reveal indagan más, con nueve preguntas que incluyen:

  1. Escribe cinco datos únicos que has descubierto o trabajas para descubrir.

  2. Cuéntanos sobre los personajes principales y las escenas que esperas grabar con ellos.

  3. ¿Quién más ha cubierto este asunto (aporta enlaces), y en qué se diferenciará tu historia?

Lidiar con la incertidumbre

Puede haber incertidumbre sobre cómo resultará la historia, pero eso no tiene que ser una desventaja.

Lobo-Guerrero dice: “Quizás una forma de vender una historia de investigación, es decir: esto es lo que espero conseguir, si confirmo mi hipótesis, pero si no encuentro esto, todavía sería una historia porque… Como un plan a, b, c, o lo que algunos editores llaman la historia máxima o mínima alcanzable”.

Esta guía de 2015 de la Red de Informes de Investigación de los Balcanes (BIRN, por sus siglas en inglés) tiene secciones útiles para evaluar la factibilidad, definir una hipótesis y establecer la historia máxima y mínima. Está escrita en inglés.

¿Qué dejar por fuera?

Hay un dilema cuando tienes una gran idea para vender. ¿Cómo puedes revelar tu idea para una historia al mismo tiempo que la proteges? La propuesta debe ser específica, pero no tener tantos detalles como para que se puedan adueñar de la idea.

Blustain, de Type Investigations sugiere: “No quieres poner demasiado y revelar tus hallazgos a un medio que puede asignar ese artículo a otro reportero”. Advierte especialmente sobre el riesgo de revelar tus fuentes.

Puedes decidir darle confianza a un posible medio. O, algunos expertos aconsejan, pedir un acuerdo de confidencialidad. El lenguaje puede ser sencillo.

Una opción puede ser:

“Editor X acepta no publicar los hallazgos incluidos en la propuesta hecha por Autor X sin el consentimiento por escrito de Autor X”.

Ese lenguaje lo elaboró Samantha Sunne, una reportera freelancer en Nueva Orleans, Luisiana, quien publica un boletín llamado Herramientas para periodistas. 

“Un acuerdo de confidencialidad puede ser un exceso, dependiendo del proyecto”, comentó en una publicación de 2018. “No lo recomendaría para todas las historias, porque lo probé de nuevo con un editor con quien nunca había trabajado y me rechazó”. Sunne le dijo a GIJN que ahora ella trabaja con personas que conoce y no siente la necesidad de esa garantía.

Los investigadores independientes aconsejan que una de las peores cosas que se puede revelar a los medios son fuentes y documentos, pero que, si es necesario, una nota de acuerdo de confidencialidad se puede elaborar para proteger lo revelado.

Sunne sugirió que la forma más sencilla de obtener una garantía de confidencialidad es pedirla por correo electrónico.

Para muchos freelancers, es un asunto de confianza. Quienes tienen relaciones laborales con un medio dicen que no se preocupan por eso. Y algunos medios parecen irritarse por el proteccionismo de los autores.

Type Investigations, por ejemplo, aborda de esta manera la confidencialidad:

“Nos tomamos muy en serio la obligación de resguardar tus ideas para historias, no las haremos circular fuera de nuestro equipo editorial. También estamos conscientes de que el contenido de tu propuesta puede contener información delicada. Si te preocupa enviar detalles por correo electrónico, por favor infórmanos, y encontraremos un método seguro para la comunicación”.

Calculando tus costos

Crear un presupuesto es crucial para hacer que sea rentable el trabajo freelance.

Prever los costos te ayudará a decidir cuánto cobrar y cuándo retirarte ante una oferta muy baja.

“Después de años tratando de relacionar historias de investigación con la realidad del freelance, diseñé un marco operativo al que me refiero como ‘niveles’, escribió Sunne, freelancer de Estados Unidos.

Para cada nivel, ella describe cuánto esfuerzo dedicará a explorar ideas: “El razonamiento para esto es bastante claro: no quiero indagar completo, con entrevistas, registros públicos, e incluso costos de viaje, si terminaré sin nada. Si no tengo un contrato firmado, o al menos el interés de un editor, abandono la historia”.

Otros freelancers están de acuerdo: prepárate para rechazar proyectos que estén por debajo del punto donde se cubren pérdidas.

Otra razón para planificar los posibles gastos es para negociar sobre los costos predecibles, como los de viaje, o los impredecibles como tasas gubernamentales por obtener documentos.

El Rory Peck Trust ha preparado varias plantillas para ayudar a elaborar los presupuestos.

El periodista de investigación Emmanuel Freudenthal compartió sus seis consejos sobre cómo ganarse la vida como freelancer en la 11va Conferencia Global de Periodismo de Investigación. Para calcular y registrar gastos, sugiere usar aplicaciones como SmartReceipts y Waveapps, o Excel.

Fuente: GIJN

Compártelo: